10 Mitos sobre la alimentación que no debes dejar de ver

10 Mitos sobre la alimentación que no debes dejar de ver

1. Mito: Los carbohidratos son malos para tu salud.


El hecho es que los carbohidratos son la fuente preferida de energía para el cuerpo y se encuentran en una gran cantidad de comidas, muchos de los cuales están llenos de nutrientes también, como la fibra o el gran rango de vitaminas y minerales contenidos en las frutas y verduras.

2. Mito: El huevo aumenta el colesterol.


El hecho es que el colesterol propio de las comidas no suele tener un impacto general en el colesterol del cuerpo de la mayoría de las personas. Los huevos se pueden disfrutar como parte de una dieta sana y balanceada.

3. Mito: Todas las calorías son iguales.


A pesar de que la caloría es una forma de medición de la energía contenida en una comida, no todas las calorías son procesadas de la misma manera por el cuerpo, por lo que es muy importante consumir calorías que provengan de una fuente sana. Además, la forma en la que el cuerpo procese un alimento va a afectar en el nivel de insulina que se utilice y en consecuencia en la cantidad de hambre que uno sienta luego de comer.

4. Mito: Una dieta sirve para todos.

El hecho es que somos todos individuos con diferentes necesidades y preferencias, por lo quesi una dieta funciona para una persona no necesariamente funcionará para otra. Hay muchas dietas y estilos de vida que pueden ser considerados saludables, se trata de encontrar qué funciona para tí y para tu cuerpo.

5. Mito: Las comidas bajas en grasas siempre son mejor opción.


Mientras que los contenidos de grasa pueden haber sido reducidos en una comida, quizás la cantidad de azúcar que contiene ha sido aumentada para compensar el sabor. Siempre lee la tabla nutricional de un alimento y asegúrate de que se complementa bien con las demás cosas que comerás ese día.

6. Mito: Todo el mundo debería comer sin gluten.


Actualmente no hay evidencia de que una dieta sin gluten sea más sana. La razón por la que las personas eligen no comer gluten es porque tienen enfermedades celíacas o se les ha diagnosticado intolerancia al gluten.

7. Mito: Comer después de cierta hora te hará engordar.


El aumento de peso ocurre cuando ingerimos más calorías de las que consumimos a lo largo del día. Quizás deberías evitar comer justo antes de irte a dormir para evitar molestias estomacales, pero fuera de eso comer “tarde” no te hará mal, mientras calce con tus necesidades energéticas.

8. Mito: Comer entre-horas no es sano.


La cantidad de comidas que tengas al día va a depender de qué te acomode más. Hay personas que prefieren comer de a poco pero varias veces, ya que les ayuda a mantener un nivel mínimo de energía a lo largo del día. Además evita que se vuelvan demasiado hambrientas y así no comen exageradamente después. Otras prefieren comer sólo 3 veces al día y se mantienen satisfechos con eso. Escucha tu cuerpo, ve cómo te sientes luego de comer ciertos tipos de alimentos a ciertas horas del día. Come cuando sientas que es correcto para ti.

9. Mito: La sal de mar es más sana que la sal de mesa.


Independiente del tipo de sal, todas contienen más o menos el mismo nivel de sodio, por lo que a pesar de que la cantidad de sal que uses varíe, el sodio promedio es el mismo. Algunas sales pueden tener mayor cantidad de otros minerales, pero debido a que la sal que consumimos es tan poca (la mayor cantidad de sodio que perjudica nuestra salud proviene de comidas envasadas), no es relevante su impacto en nuestra salud.

10. Mito: Saltar comidas te hará bajar de peso.


Saltar comidas puede llevar a que nos sintamos exageradamente hambrientos y luego comamos en demasía, de esta manera a lo largo del día terminarás ingiriendo la misma cantidad de calorías que si no te hubieses saltado una comida, ¡o incluso más! Todo en la vida se trata de encontrar un equilibrio, esta no es la excepción.
Via: Visualy

Únete a Salud y Humor!