Hay gato encerrado

Hay gato encerrado

¿De donde viene la frase "hay gato encerrado"?

Hoy apelamos a esta frase para indicar que hay algo que no sabemos y que podría aclarar una situación.
El nacimiento de esta expresión se produce hacia el 1500, cuando era común fabricar bolsas con piel de gato para guardar dinero u otros objetos de valor.
Los ladrones, particularmente, al irrumpir en una vivienda, siempre procuraban dar con esa bolsa. Así pues, no se trataba en realidad de un felino oculto, ya que la piel del gato era la que encerraba el anhelado botín. Aunque alterada en forma y contenido, la expresión todavía goza de mucha vigencia.
Si le damos al tema una vuelta de tuerca, más cerca del sentido con el que hoy se la pronuncia, la frase se vincula con la famosa historia que el literato estadounidense Edgar Allan Poe (1809-1849) nos propone en su maravilloso cuento El Gato Negro.
En él, se narra un caso que se resuelve gracias a que unos policías escuchan los maullidos de un gato. El felino (vivo, por supuesto) había quedado prisionero detrás de un muro que el asesino había construido para ocultar su crimen.
Aquí sí podemos hablar de un gato encerrado, cuyo descubrimiento permitió aclarar un dilema.

Únete a Salud y Humor!