Yo no lo quise creer y he pagado un precio muy alto

Mi abuela y mi madre me lo habían advertido:

Todos son egoístas, amigos son tus padres y tus hermanos, puedes discutir con ellos cada día, pero son ellos los que siempre estarán allí.

Siempre me pareció un disparate esto, incluso ahora me niego a pensar en que todas las personas son malas.

Pero lo cierto es que se han aprovechado de mí, muchas veces, me han quedado muy pocos amigos. Sólo por poner un ejemplo, en una de las épocas en las que mis bolsillos, rebosaban de dinero. En mi perfil, por mi cumpleaños, recibí más de 100 felicitaciones de mis amigos. Luego me fue mal, luché y volví a salir adelante. Pero esta vez fui más precavido y no comenté que volvía a estar bien. Esta vez recibí apenas 20 felicitaciones, la mayoría de familiares.

De seguro este es un ejemplo tonto, solo quiero que tengas presente que tienes que tener cuidado.

Sé como yo, idealista y cree en las personas, en todas ellas. Pero solo ten cuidado.

Ten cuidado con las intenciones ocultas de las personas… El sano egoísmo aún no ha dejado de existir.

Y tú, ¿Qué opinas? Compártelo!

Únete a MAS.life!