No hay mal que por bien no venga

No hay mal que por bien no venga

¿De donde viene la frase "no hay mal que por bien no venga"?

Frase popular muy antigua que nos lleva a una reflexión práctica.
Estas palabras se usan habitualmente para indicar, con una evidente carga de resignación y de consuelo a la vez, que una situación que puede evaluarse como mala entraña, no obstante, la posibilidad de esperar algo positivo en adelante. Es algo así como “todo tiene un porque” y que nos lleva a pensar en el porvenir con optimismo.

Sin embargo, su construcción se presta a confusión: puede indicar que todo mal se ha originado en un bien y no que de todo mal surge algo bueno, que es el sentido social que se le otorga generalmente.
Esta última interpretación es más difícil de deducir de la sintaxis: cuando se presenta un mal trae consigo un bien. Sea como sea, lo que cuenta es la intención que el sujeto parlante quiere imprimirle al refrán. Por eso la española es una lengua viva, porque se transforma con el uso.

Únete a Salud y Humor!