Nosofobia (miedo a enfermar): síntomas, causas y tratamiento

Nosofobia (miedo a enfermar): síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es la nosofobia?

La nosofobia se encuentra categorizada dentro de los trastornos específicos de la ansiedad y se caracteriza por provocar en el paciente un miedo exacerbado, irracional e incontrolable a padecer o desarrollar una enfermedad mortal.
Aunque no siempre tiene por qué ser así, la nosofobia se presenta de manera más habitual en personas cuyo trabajo o contexto esté muy relacionado con el mundo de las enfermedades o de la salud, así como también en estudiantes de ciencias de la salud. Se hipotetiza que el motivo de esta mayor incidencia puede estar relacionado a la huella o impresión que algunas patologías pueden provocar en la mente de la persona.

¿Cómo diferenciarla de un miedo normativo?

Experimentar cierto temor a contraer o desarrollar cualquier tipo de enfermedad, sobre todo si esta es mortal o supone un serio riesgo para la salud, es completamente normal; puesto que se trata de una reacción evolutiva y sigue un instinto de supervivencia. De ahí que sea tan importante especificar las características que distinguen un miedo fóbico de un miedo habitual o normativo.

La primera diferencia radica en que el miedo fóbico es completamente irracional, la persona es incapaz de encontrar un razonamiento o base lógica al temor que experimenta e, incluso puede llegar aceptar esta irracionalidad pero aún no puede luchar contra ella.
La segunda distinción propia de este tipo de trastornos es que el temor experimentado es completamente desproporcionado con la amenaza real que existe. Aunque en actualmente siempre existe la posibilidad de desarrollar una enfermedad mortal, el nivel de temor que experimentan estas personas es excesivo y exagerado.

Nosofobia e hipocondría: diferencias

Si bien es cierto que ambas alteraciones psicológicas están relacionadas y que una persona hipocondríaca puede llegar a desarrollar nosofobia, existen ciertos rasgos que diferencian cada uno de los trastornos.
El primero de ellos, y más distintivo, es que a diferencia de una persona hipocondriaca, quien padece nosofobia no cree haber desarrollado la enfermedad, solo experimenta un profundo temor a hacerlo.

¿Cuáles son las causas?

Aunque es muy complicado averiguar la causa concreta de una fobia, se hipotetiza que una predisposición genética, unida a la experimentación de vivencias altamente traumáticas puede dar lugar al desarrollo de las fobias.
En el caso concreto de la nosofobia, la vivencia de la muerte de un ser querido o cerca por causa de una enfermedad mortal puede ser suficiente para desarrollar dicha fobia. Además, el hecho de estar expuesto constantemente a medios o ambientes en los que la muerte por enfermedad es un hecho común (hospitales, geriátricos, centros de salud) o ser estudiante de cualquier rama de la salud, también son factores de riesgo a la hora de adquirir este tipo de trastorno de ansiedad.

¿Existe un tratamiento?

Por suerte, existen diferentes terapias psicológicas que pueden ayudar a disminuir la intensidad de los síntomas de la nosofobia hasta el punto de desaparecer. La intervención mediante reestructuración cognitiva puede favorecer la eliminación de los pensamientos y creencias irracionales, las cuales conforman la base de este trastorno,
 

Únete a Salud y Humor!