Test: Averigua cuál es la verdadera edad de tu alma

Test: Averigua cuál es la verdadera edad de tu alma

Desde hace más de 2000 años el ser humano ha estado hablando de la existencia del alma. Ha habido mucho debate, tanto sobre su naturaleza como sobre su edad o de dónde viene.
En esa misma línea, diferentes culturas han hablado de la reencarnación. De acuerdo a la reencarnación, el cuerpo humano no es más que el envase del alma, nuestra esencia.
 
Para esa teoría, al morir, nuestra alma se va de nuestros cuerpos y renace en otro, se busca un nuevo envase. Al irse, el alma se olvida de su vida, pero mantiene el conocimiento y acumula sabiduría. Por eso existen almas antiguas y almas nuevas.
Las almas más antiguas pueden llevar entre nosotros desde miles hasta millones de años. Las más nuevas, solo unos años o unas décadas. Cada una tiene diferentes características, ¿te atreves a conocer cuál es tu caso?

Averigua cuál es la verdadera edad de tu alma




¡Recuerda! El test está hecho de la forma más seria posible, con la intención de ofrecerte el resultado más fiel a tu realidad. Pero, como todo en este mundo, puede fallar. Por eso te invitamos a ver cuáles son los posibles resultados. ¡Evalúa tu mismo entre las diferentes opciones!

Las almas antiguas



Las personas con alma antigua se caracterizan por tener un excelente sentido del equilibrio. No son extremistas, han vivido en la Tierra durante miles o millones de años, tienen muchos conocimientos, paz y sabiduría como para fastidiarse con nimiedades.
Un alma antigua tiene buenas vibras, sus lazos afectivos son más fuertes de lo común y recibe mucho aprecio de su entorno. No obstante, al ser tan sensibles, pueden salir dañados de sus relaciones. Muchas veces son personas reservadas: saben que el silencio dice mucho más que las palabras.
Hablamos de personas con un sentido asombroso de su entorno: saben identificar la belleza de la música, del arte, del cine o de la naturaleza. Están abiertas al amor, tanto familiar como romántico o amistoso.

Las almas jóvenes



«Rebelde, activa, fuerte e inestable», esas son las características de un alma joven. A diferencia de un alma antigua con miles o millones de años en la Tierra, las almas jóvenes están recién comenzando su camino, con tan solo decenas de reencarnaciones a cuestas.
En ese sentido, la falta de experiencia se traslada a la ausencia de conocimientos. Por eso, una persona con un alma joven es una persona inquisitiva, sedienta de experiencias nuevas y con mucho afán de conocer el mundo. Son personas competitivas. Su necesidad de desarrollo los convierte en personas egocéntricas, concretas y extremistas.
¡Esa una forma de crecer! Son personas en crecimiento, luchando contra los demás y contra ellos mismos. Hablamos de personas enérgicas con la fuerza para conocer el mundo entero y, si lo desean, comenzar con los cambios necesarios.

Las almas nómadas



Las almas nómadas sin diferentes a todas las demás. ¿Por qué? Porque las almas nómadas no son ni antiguas ni jóvenes. En realidad, no forman parte de la Tierra, ni del sistema de reencarnación. Podrían pertenecer a otros planetas u otras galaxias. Han venido a nosotros con una misión única.
En muchas ocasiones, la persona con alma nómada lo sabe o lo siente; siente que no forma parte de la Tierra o que su propósito en la vida es más latente de lo normal. Como lo dice su nombre, un alma nómada no se establece en ningún sitio.
Al ser un alma nómada, la persona se moverá de un lado a otro sin generar arraigos. Esto es parte del camino en busca de cumplir su misión.

Únete a Salud y Humor!