Un trato justo entre injustos

Un trato justo entre injustos

Una vez un panadero de la ciudad y un campesino de la aldea vecina hicieron un trato.
Se intercambiarían, todos los días, medio kilo de pan por medio kilo de mantequilla.
Las cosas marcharon bien por algún tiempo, hasta
que un día, el panadero empezó a sospechar que la
mantequilla no tenía el peso convenido.
Durante varios
días, pesó la mantequilla y pudo evidenciar que, como
lo había sospechado, cada día pesaba menos.
Por fin, hizo que apresaran al campesino por fraude.
En el juicio, el campesino confesó que si bien tenía
balanza, no estaba utilizando las pesas.
- ¿Entonces, cómo pesa usted la mantequilla que
debe enviarle al panadero?
- Muy sencillo: utilizo como pesa el pedazo de pan
que me manda el panadero.
Si mi mantequilla no tiene el peso correcto, se debe tan sólo al peso del pan del
panadero que cada día pesa menos.

Únete a Salud y Humor!